Vigo: Una avería eléctrica obliga a cancelar vistas en los Juzgados y provoca desmayos por el calor


9 jul. 2013


Varias personas quedaron atrapadas en los ascensores y hubo que redactar actas a mano - La falta de aire acondicionado disparó la temperatura - El corte afectó a miles de viviendas

La que prometía ser una mañana normal en los Juzgados se trastocó ayer casi a primera hora por la avería de un cable subterráneo de la red de Fenosa que provocó cortes eléctricos intermitentes y problemas a todos los empleados y a las personas que acudían a los dos edificios de la calle Lalín. Muchos de los juicios fueron retrasados o cancelados mientras la jornada transcurría entre actas redactadas a mano y el sofocante calor en el interior ante la falta de aire acondicionado.

La avería, localizada en el tramo entre los centros de transformación de Chouzo y Tomás Alonso y cuya causa no ha sido aclarada todavía, comenzó a afectar a los juzgados por igual a partir de las 09.55 horas, según indicaron fuentes de Gas Natural Fenosa. Los cortes se produjeron también en las zonas de Fragoso, Gándara, Chouzo, calle Coruña, Tomás Alonso, Médico José Mato, el polígono de Navia, avenida de Castelao, Florida, Camino Seara y avenida Castrelos, afectando de esta forma a miles de personas.

El primero de los problemas que causó el corte de suministro fue que algunas personas quedaron atrapadas en los ascensores, lo que obligó a llamar a los técnicos para poder liberarlas.

Además, al no poder disponer de los ordenadores, muchos juicios fueron retrasados y algunos, como los que precisaban de videoconferencia, cancelados. El acta de la mayoría de los procesos programados para el día tuvo que ser redactada a mano, con la consiguiente falta de la copia en disco que se realiza habitualmente. Una de las actas, correspondiente a una vista celebrada en el juzgado de Primera Instancia número 10, tuvo que ser confeccionada a medias, una parte por ordenador y la otra mitad a mano, debido a uno de los apagones.

"Tuvimos el doble de trabajo y con el doble de calor", comentaba un grupo de funcionarias mientras no paraban de abanicarse y de hablar de la dura mañana vivida. Una jornada que en algunos casos ni siquiera se pudo llevar a cabo, puesto que el programa que habitualmente emplean, el Minerva, no funcionaba tras los cortes. Incluso algunas de las computadoras no encendían.

"No queremos saber qué pasará cuando se use el programa Fidelius, que elimina la actividad que hace el secretario en la sala. No se podrían llevar a cabo los juicios si vuelve a pasar esto", indicó otra funcionaria.

Lo mismo sucedía con las impresoras. Con los escritos redactados, la imposibilidad de poder plasmarlos en papel supuso otro problema. Esto hizo que se produjesen aglomeraciones de gente y colas, como la que había en el registro.

"Lo más urgente fue lo que sucedió en Violencia y en el Juzgado de Guardia, dónde había programados siete juicios rápidos en cada uno, que se retrasaron, y dos detenidos", explicó la presidenta de la Junta de Personal, Mercedes Vázquez.


Mareos

Debido a la falta de aire acondicionado y a las altas temperaturas que se están viviendo estos días, en una de las salas tanto el juez como uno de los abogados sufrieron mareos que también obligaron a retrasar los procesos.

En este sentido, las salas en las que más se sufrió fueron las que daban directamente hacia el sol en los pisos superiores. Una de ellas incluso fue trasladada al edificio nuevo, dónde el aire acondicionado funcionó correctamente tras el corte. Mientras en los pasillos del nuevo edificio todo transcurría con normalidad, en el antiguo los síntomas del calor eran palpables.

Publicado o 09/07/2013 en www.farodevigo.es

Enlace permanente: pica aquí