El Gobierno promete una reforma “revolucionaria” de las Administraciones Públicas


15 may. 2013



El secretario de Estado de Relaciones con Las Cortes, José Luis Ayllón, ha manifestado esta mañana que “yo estoy convenido que va a ser una reforma [las de las Administraciones Públicas –AAPP–] revolucionaria en nuestro país y revolucionaria en esta legislatura”. Esta reforma echará a andar “a partir del mes que viene”, dijo Ayllón.

Ayllón ha hecho estas declaraciones en el acto ransparencia y regeneración democrática, organizado por Abante Asesores, Olleros Abogados y la Universidad pública Carlos III, en el que también ha participado Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España. El secretario de Estado ha querido dejar claro que aunque parezca que al Gobierno no le preocupa la reforma de las AAPP, no es así y además se está trabajando en otros frentes como: el control económico y financiero de los partidos políticos, dotar de más medios al Tribunal de Cuentas y elaborar el Estatuto del cargo público. 

Y por supuesto se sigue cocinando uno de los platos estrella de esta legislatura: la Ley de Transparencia (que sería el número uno absoluto si la crisis no hubiera obligado a poner en marcha la batería de reformas en el sistema financiero), el principal tema a debate en la sede de Abante Asesores. No obstante, Ayllón quiso subrayar que el Gobierno ha tomado ya unas cuantas medidas a favor de la transparencia y el buen hacer de los cargos públicos. Así, el viceministro recordó que la primera medida de “regeneración política” que adoptó el Ejecutivo de Mariano Rajoy fue tan pronto como 30 de diciembre de 2011 (la victoria electoral se produjo un mes y 10 días antes), cuando en el primer Consejo de Ministros se acordó modificar la ley orgánica de financiación de los partidos políticos con el recorte del “20% de los recursos de los partidos políticos” a lo que se sumó un 20% adicional para 2013, añadió Ayllón.

El Gobierno de Rajoy también ha acabado con la compatibilización de las cesantías de los altos cargos con otro tipo de ingresos. Hasta el año pasado, un alto cargo que dejaba de serlo podía percibir el 80% de su sueldo y además podía percibir cualquier otra remuneración pública o privada. “Y eso a este Gobierno no le parecía bien”. A los 95 exaltos cargos que se encontraban en esta situación el año pasado, se les envió una carta dándoles la opción de cobrar sólo la cesantía o dejar de cobrarla y poder recibir otros ingresos. “92 de ellos rechazaron la cesantía y sólo tres aceptaron seguir cobrándola”, explicaba Ayllón, para quien el tema cualitativo, de imagen, de sensibilidad hacia la opinión pública, también tiene su importancia, aunque el impacto cuantitativo sea mucho menor.

El chocolate del loro y el avestruz

Al hilo del recorte de esos gastos cuantitativamente poco relevantes, Ayllón hizo referencia al chocolate del loro y recordó lo que en su día dijo al respecto la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría: “Sí, pero es que el loro a base de comer chocolate se nos va a poner como un avestruz”.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes hizo una firme defensa del trabajo que está llevando a cabo la Comisión de Reforma de las AAPP, que dada la discreción de sus actividades y dado que todavía no hay resultados, pudiera parecer que el Gobierno no se ocupa de ese tema, pero no es así en absoluto, según Ayllón. 

Metido ya en faena con la Ley de Transparencia, una legislación de la que sólo carece España dentro de la Unión Europea (entre los países de más de un millón de habitantes) como bien señaló el profesor Lizcano y repitió varias veces Losé Luis Ayllón, el viceministro anunció que la Ley incluirá a la Casa Real, sindicatos, partidos políticos así como a las empresas que el origen de sus ingresos sea en buena medida de las AAPP.

Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España y catedrático de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad Autónoma de Madrid, hizo hincapié en que no existe ningún inventario del patrimonio de las AAPP (terrenos, edificios, obras de arte, vehículos oficiales, etc.) y Ayllón replicó que “yo creo que se va a poder incorporar”.

El secretario de Estado también explicó que el Gobierno está trabajando para que los grupos de interés (lobbies) participen en el proceso legislativo español mediante la reforma del funcionamiento de las Cámaras “para que tengan participación en el trámite parlamentario como hasta ahora ha venido ocurriendo en el Parlamento Europeo, con su código deontológico, un registro de organizaciones y que de esa forma sea mucho más transparente la interacción entre diputados y senadores con grupos de interés. Y en eso se está trabajando a nivel parlamentario”.

Ayllón señala que una de las ventajas de elaborar una ley totalmente nueva es que el derecho comparado resulta de especial utilidad. Y al hilo del tema de los lobbies quiso dejar claro que no todas las influencia de la futura Ley de Transparencia española son anglosajonas, ni tan siquiera exclusivamente europeas, ya que también se han incorporado elementos de otras legislaciones muy avanzadas en materia de transparencia como las de Chile, México o Colombia.

También se reformarán leyes ya existentes como la ley de contratos de las AAPP, para evitar en todo caso que ningún “condenado o que haya tenido cualquier tipo de relación con un caso de corrupción” pueda contratar con alguna de las AAPP. Y también se llevará a cabo una modificación del Código Penal, de las leyes procesales “y, en su caso, de la Ley Orgánica del Poder Judicial para poner más sanción penal a algunos comportamientos ya tipificados en materia de corrupción, estudiar la posibilidad de tipificar otros nuevos que aún no están en nuestro ordenamiento jurídico, aumentar los plazos de prescripción de los delitos, que entendemos que es una de las fórmulas para poder luchar más eficazmente contra esa lacra y por último la modificación de las leyes procesales”, para evitar que una sentencia tarde lustros en ser dictada, como sucede en ocasiones en la actualidad. 

Publicado o 14/05/2013 en www.elboletin.com

Enlace permanente: pica aquí