Trabajadoras y delegadas/os de CCOO nos hemos concentrado ante la sede de Mugeju reclamando la vuelta de la democracia a la Mutualidad y la retirada de la RPT


21 mar. 2019




TRABAJADORAS Y DELEGADAS Y DELEGADOS DE CCOO NOS HEMOS CONCENTRADO ANTE LA SEDE DE MUGEJU RECLAMANDO LA VUELTA DE LA DEMOCRACIA A LA MUTUALIDAD Y LA RETIRADA DE UNA RPT QUE VULNERA LA LEGALIDAD Y LOS PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES DE IGUALDAD, MÉRITO Y CAPACIDAD

Posteriormente, nos hemos concentrado ante la sede del Ministerio de Justicia

Ayer, 20 de marzo, delegados/as de CCOO, junto a trabajadoras y delegados de otros dos sindicatos, CSIF y UGT, nos hemos manifestado ante la sede de Mugeju, exigiendo:

  • Derogación del Real Decreto, aprobado por el consejo de ministros el pasado 1 de marzo (y publicado en el BOE el 12 de marzo) que liquida la democracia en Mugeju (se elimina de un plumazo la elección democrática de los representantes de las personas mutualistas y se sustituye por un sistema de designación a dedo por la ministra de Justicia, que demuestra que sus palabras de persona progresista no concuerdan con sus hechos y actitudes antidemocráticas) y la proporcionalidad en los órganos de control entre todos los cuerpos que sostenemos la Mugeju (los Jueces, Fiscales, Letrados, Forenses, pasan a tener una representación mayoritaria a pesar de ostentar tan solo el 24,8 % de los mutualistas, mientras los cuerpos generales y especiales de la Administración de Justicia que constituyen el 75,2 % restante, son desalojados en la práctica de los órganos de gestión y control de la Mugeju, pues su representación será mínima y muy minoritaria en esos órganos).
  • Retirada de la RPT de la Mugeju, aprobada unilateralmente por la ministra de Justicia y la gerente de Mugeju (nombrada a dedo por aquella y sin respetar el sistema de provisión de puestos de trabajo en la Administración) y publicada en el BOE el pasado 28 de febrero.

CCOO presentará sendos recursos contra estas dos normas impuestas contra las y los trabajadores, normas que no solo son profundamente injustas y que vulneran cualquier principio democrático, sino que además violan los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. La gerente de Mugeju ha sobrepasado todos los límites. Y su única salida es su dimisión o su cese. Y la actuación de la ministra es merecedora de la misma salida. Porque ni representa ni defiende los derechos de las y los trabajadores.