Miles de ciudadanos y ciudadanas manifiestan su repulsa frontal contra las decisiones y la actitud del Tribunal Supremo


12 nov. 2018


  • Tras la rectificación del Tribunal Supremo en relación con el pago del impuesto de las hipotecas

Miles de ciudadanos y ciudadanas se concentran y manifiestan durante este fin de semana, en una protesta firme y contundente, contra la actitud y las decisiones inexplicables e inaceptables, para una sociedad democrática, del Tribunal Supremo

CCOO y numerosas organizaciones de la sociedad civil y varias formaciones políticas convocaron, y se llevaron a cabo, durante este fin de semana, concentraciones a las puertas de los Juzgados de toda España ante la aberrante decisión del Tribunal Supremo de rectificar su giro jurisprudencial sobre los impuestos de las hipotecas, tras, lo que parece muy evidente que ha sucedido, las presiones de la banca.

La ciudadanía ha expresado masivamente su indignación ante la decisión del Tribunal Supremo

En Madrid, la concentración ha tenido lugar el sábado, 10 de noviembre, ante las puertas del Tribunal Supremo, con asistencia de miles de personas.

CCOO ha manifestado que considera indignante la sentencia del Tribunal Supremo porque va en contra de los intereses de la mayoría de la sociedad, además de poner en cuestión la independencia del poder judicial con la “rectificación” a su primera sentencia. Para CCOO esta decisión revela, asimismo, la inacción del poder político que en dos años no ha sido capaz de sacar adelante el proyecto de ley hipotecaria.

El poder judicial ha protagonizado un espectáculo bochornoso que contribuye a aumentar el desprestigio de la justicia en nuestro país. Más aún, el fallo emitido pone en cuestión la misma calidad de nuestra democracia al deteriorar dos de sus pilares: la independencia del poder judicial y el principio de igualdad ante la ley.

La decisión del Tribunal Supremo es indignante no sólo porque va en contra de los intereses de la mayoría de la sociedad y a favor del sistema financiero, sino porque ésta ha venido forzada por un replanteamiento del fallo que previamente había dado a conocer el tribunal competente con toda legitimidad, poniendo en cuestión la independencia del poder judicial. Gestión tan infame de esta “rectificación” no se resuelve pidiendo disculpas.

El proceso también ha puesto en cuestión la inacción del poder político ya que el proyecto de ley hipotecaria, donde tendrían que estar reguladas estas cuestiones, lleva dos años en sede parlamentaria pendiente de tramitación. Así la ausencia de iniciativa desde la política es responsable del exceso de protagonismo de los tribunales en la regulación de la cosa pública. La aprobación por el Gobierno, en el consejo de ministros del 8 de noviembre, modificando que el pago del impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentado quede a cargo de las entidades bancarias desde hoy, es un avance importante, pero llega tarde y no tiene carácter retroactivo.

En estas condiciones es indispensable exigir responsabilidades a quien desde el poder judicial ha tomado la decisión de la reconsideración de la sentencia del tribunal competente metiendo al país en este despropósito y velar por la independencia de la justicia y exigir medidas y la pronta tramitación de una Ley Hipotecaria que preserve los intereses de la ciudadanía.

Con esta finalidad, CCOO hizo, junto a numerosas organizaciones sociales y varias formaciones políticas, un llamamiento a la ciudadanía a expresar su indignación y exigencias a través de la movilización social.