Reúnen más de 2.000 firmas contra la privatización de los registros civiles


14 abr. 2015



Se manifestaron el sábado en Madrid y en la ciudad su lucha les ha llevado a recoger más de 2.000 firmas en poco más de una semana. Los afectados por la privatización de los registros civiles aspiran a detener el proceso amparándose en una iniciativa legislativa popular, que puede hacer presión a las puertas de una nueva cita electoral.
Para ello, necesitan juntar 500.000 rúbricas en nueve meses y aunque disponen de mucho tiempo por delante, la idea es conseguirlas antes del 15 de julio, que es cuando el servicio pasará a manos de los registradores mercantiles, tal y como lo contempla el Real Decreto Ley 8/2014, dentro de la “aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia”. La idea es dar cuenta de lo que para ellos será un problema a todo el tejido social y vecinal de A Coruña.
Cuenta, Jorge Suárez, el coordinador del sector de Justicia de Comisiones Obreras, que esto supondrá la recolocación de los 17 funcionarios que trabajan en la oficina de los Nuevos Juzgados a otros centros de trabajo y la reducción de los 314 registros que florecían en el país a cinco, dos en la provincia coruñesa, uno en A Coruña y otro en Santiago. El representante lamenta el gasto añadido de desplazamientos que esto implicará a los vecinos del área metropolitana al no poder realizar las gestiones en su radio de acción.
Aunque está en el aire la gratuitad de los trámites que llevarán a cabo estos profesionales independientes, el portavoz postula que la planificación se está llevando a cabo desde el “escurantismo” y dentro de la opacidad, asegura que papeleos como el registro de un matrimonio podría pasar a costarle 900 euros a una pareja recién casada.
En este nuevo escenario, las centrales sindicales de CCOO, SPJ-USO, UGT, SCIF, CIG y STAJ alertaban de que entrarán actos jurídicos de contenido económico como seguros de vida y accidentes, planes de pensiones, testamentos, otorgamiento o revogación de poderes, vecindad civil, registro de parejas de hecho o “calqueira feito ou acto relativo ás persoas físicas ao que se lle queira dar carácter rexistral”.
Por todo, añaden, se pasará por caja y hechos cotidianos como una partida de nacimiento estarán grabados no por una tasa que revierta en el estado, “senón por un arancel, revertendo directamente na conta corrente do rexistrador mercantil”.


Para ver la noticia pincha aquí.