El Gobierno gasta un 9% más en cargos de confianza en pleno recorte a funcionarios


26 sept. 2013



  • Pagar la nómina a los 584 asesores de confianza de los altos cargos del Ejecutivo ha costado cerca de 24 millones de euros a la arcas públicas en los ocho primeros meses del año.
  • La cifra supera en un 8,8% la registrada en el mismo periodo del año pasado, aunque es sensiblemente inferior a la abonada en el último ejercicio de la era Zapatero.
  • A mes de enero de este año el Gobierno de España tenía a sueldo 584 cargos de confianza, según los datos oficiales recogidos en el Registro Central de Personal.


Se trata de personal de naturaleza eventual y su puesto no se ocupa tras haber superado una oposición sino por la designación directa de un alto cargo, un contovertido método de selección que ha popularizado la fórmula despectiva de cargos nombrados a dedo para referirse a ellos.

En origen, esta figura se pensó para cumplir funciones de asesoramiento técnico especializado, que quizá no se podría encontrar en los perfiles profesionales existentes en la Administración Pública.

En la práctica se han utilizado en algunos casos para colocar a personas de máxima confianza personal de los altos cargos (ministros y secretarios de estado), pero sin la formación adecuada para un puesto de esas características.

Esta mala praxis ha generado una corriente de desconfianza general hacia estos puestos de confianza, aunque en muchos casos están ocupados por funcionarios de elite o por personal de la máxima formación.

El asunto es que Mariano Rajoy entró por la puerta del Palacio de la Moncloa prometiendo severos recortes en los gastos derivados de este personal eventual y un año medio después el cumplimiento de ese compromiso es cuestionable.

Entre enero y agosto de este año el gasto asociado a la retribución de estos cargos de confianza se ha disparado un 8,8% respecto a 2012.

Mantener la nómina de esos 584 asesores de ministros y secretarios de estado del Gobierno de España le ha costado a las arcas públicas cerca de 24 millones de euros en los ocho primeros meses del año, dos más que los 22 millones del año 2012.

Lo que hace este dato más dañino es que se produce en un contexto de congelación salarial a los funcionarios (que han visto como sus sueldos retrocedían a niveles de 2006), despidos de personal laboral en la Administración e incluso eliminación de pagas extra, como sucedió el año pasado con la de Navidad.

"Es lo que venimos denunciando desde hace tiempo. Mientras el Gobierno asfixia a los funcionarios y al personal laboral, da un trato de favor a los altos cargos y al personal de confianza, que no ha tenido que superar una oposición para acceder a su puesto", denuncia Miguel Borra, portavoz de Administración General del Estado del sindicato CSIF.

Más cargos de confianza

¿Por qué crece el gasto asociado a las retribuciones de los cargos de confianza? En principio, este personal eventual también está afectado por la congelación salarial decretada para los empleados de todas las Administraciones Públicas. ¿Qué hace que haya aumentado el gasto, entonces?

Una primera respuesta se encuentra en los datos del Registro Central de Personal de las Administraciones Públicas que semestralmente actualiza el Ministerio de Hacienda.

En enero de 2013 este registro reportaba la existencia de 584 cargos de confianza en el ámbito de la Administración General del Estado. Un año antes, en enero de 2012, esa cifra era de apenas 503.

El dato tiene algo de truco. En enero de 2012 todavía había altos cargos que no habían tomado posesión y algunos ni siquiera habían sido nombrados, por lo que tampoco habían tenido la oportunidad de designar a sus cargos de confianza.

Si tomamos como referencia el dato de julio de 2012 nos encontramos con que entonces ya había 571 cargos eventuales en el Gobierno, solo trece menos que en enero de 2013.

El hecho de que durante la primera parte de 2012 el Gobierno tuviera menos personal eventual en nómina que este año explicaría porque este año el Estado ha gastado dos millones de euros más en pagar a sus cargos de confianza.

Pero desde el CSIF apuntan a otra posible causa que no se puede detectar en las estadísticas: la posible mejora de los complementos por productividad que perciben los asesores en compensación por el quebranto en sus percepciones derivado de la congelación salarial y la supresión de la paga de Navidad del año pasado.

¿Ha incumplido entonces Rajoy su compromiso? Lo cierto es que no. Es verdad que el gasto asociado a los cargos de confianza se ha incrementado cerca de un 9% en los dos primeros tercios de este año, pero también lo es que se sitúa sensiblemente por debajo del registrado en 2011.

En el último año de la era Zapatero el Gobierno contaba con 641 cargos de confianza y el gasto asociado a esta cuenta ascendía en el mes de agosto (por utilizar una cantidad directamente comparable) a 25,7 millones de euros, un 7% más del registrado este año.

Publicado o 25/09/2013 en www.lainformacion.com

Enlace permanente: pica aquí