12 de julio, Día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio


12 jul. 2013



Cada 12 de Julio se celebra el Día de la Justicia Gratuita y del Turno de Oficio, para defender y divulgar la labor realizada por más de 39.000 abogados de oficio, 24 horas al día, 365 días al año, a través de los Servicios de Asistencia Jurídica Gratuita y Turno de Oficio.
MANIFIESTO DÍA DE LA JUSTICIA GRATUITA
12 de julio, Día de la Justicia Gratuita
  1. DEFENDEMOS el actual modelo de Justicia Gratuita que garantiza el acceso de los más desfavorecidos al derecho de defensa y a la tutela judicial efectiva y que se ha mostrado eficaz y eficiente para canalizar, atender y resolver las demandas de millones de ciudadanos a un coste que viene disminuyendo en los últimos tres años y que representa apenas un 6 por ciento del presupuesto destinado a Justicia en España.
     
  2. REIVINDICAMOS que cualquier reforma de la asistencia jurídica gratuita se haga para consolidar este modelo y previo diálogo y consenso entre el Gobierno, las comunidades autónomas y los prestatarios de este servicio, los Colegios de Abogados y Procuradores.
     
  3. APOYAMOS las legítimas reivindicaciones de los 39.000 abogados que prestan este servicio público 24 horas al día, 365 días al año en cualquier lugar de España. A pesar de la reducción de baremos, de su no revisión, en muchos casos, en casi una década, del retraso reiterado en los pagos o del impago de las actuaciones prestadas, los Colegios de Abogados y los abogados del Turno de Oficio han garantizado la prestación de un servicio que los ciudadanos califican de muy satisfactorio.
     
  4. RECHAZAMOS cualquier intento de recorte de esos derechos y garantíasbásicas de los ciudadanos y su financiación a través de las tasas por razones legales, sociales y hasta éticas, pero, sobre todo, porque la aplicación de esas barreras injustas y excesivas están obstaculizando o impidiendo a miles de españoles el acceso a la justicia y el legítimo ejercicio del derecho a la defensa.
La Justicia Gratuita es un servicio público esencial, la última garantía de defensa, la última esperanza de los más vulnerables, que gracias a los abogados y a los Colegios de Abogados funciona con eficiencia y eficacia y sin la cual, sería mucho más difícil mantener la paz social en España. Defenderla, mejorar su calidad y acercarla a los ciudadanos es un objetivo básico e irrenunciable de la Abogacía.