Montoro debe dimitir: no debemos tolerar más ataques a los empleados públicos


26 nov. 2013


El ministro de Hacienda se vuelve a reír del personal del sector  público por lo que debe dimitir

El ministro de Hacienda y Administraciones Publicas, Cristobal Montoro, ha afirmado este lunes que devolverá un día de asuntos propios a las empleadas y empleados públicos inmediatamente. Para la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO, el ministro vuelve a reírse del personal de las Administraciones Públicas "regalando" un día de asuntos propios de los tres anteriormente robados (seis en el caso del personal que presta servicios en la Administración de Justicia)

El ministro, que con un tono absolutamente cínico, indicó que “vamos a dar una alegría a los funcionarios que se lo merecen”, anunció que el Gobierno devolverá “inmediatamente un día de asuntos propios” a través de alguna de las leyes que se encuentran en tramitación parlamentaria.

Montoro señaló que había llegado el momento de empezar a reconocer el esfuerzo "tan importante" que han realizado los funcionarios de "todas las administraciones públicas" para salir de la crisis, alabando, además, la buena evolución de las entidades locales, que han "dado la vuelta" a su situación de déficit y lograron cerrar ya 2012 con superávit del 0,22%.

Para
CCOO, la actitud del ministro es una nueva falta de respecto a las empleadas y los empleados públicos y a sus representantes, porque vuelve a realizar declaraciones hipócritas a los medios de comunicación mientras niega el derecho de negociación, impidiendo que la Mesa General de la Administraciones Publicas se reúna.

Parece ignorar una vez más Montoro que los días de asuntos propios, los días de vacaciones, la paga extra y el cobro del total de los haberes en caso de baja, que fueron recortados por él, no son una mercancía con la que se puede tratar, como si los derechos de estos trabajadores y trabajadoras se pudieran quitar y poner a su libre antojo.

Así parece conducirse el ministro que hace una semana daba y retiraba tres días de asuntos propios al personal funcionario de la Administración de Justicia a cambio de no cubrir las bajas por enfermedad en tres meses, olvidando que éstos tienen derechos, que son trabajadores que merecen un respeto y que no pueden ser utilizados como mero instrumento electoral.

La cuarta congelación salarial consecutiva, la pérdida de derechos laborales, la pérdida de miles empleos públicos, no puede ser amortiguada por un día de asuntos propios que Montoro otorga como “regalo graciable” a unos abnegados empleados públicos que ven cómo, día a día y bajo la tutela y supervisión de este Gobierno, se desmantelan servicios públicos o se regalan externalizándolos a empresas que solo buscan un beneficio económico, con la consiguiente pérdida de empleo y de servicios públicos esenciales para la ciudadanía.

CCOO exige la inminente convocatoria de la Mesa General de las Administraciones Publicas para abordar la recuperación de todos los días perdidos, así como el pago de la paga extra que los tribunales han reconocido mayoritariamente al personal público. También exige que se retire el proyecto de ley de reforma de la Administración Local porque, tal y como reconoce el propio ministro, las corporaciones locales han dejado atrás su déficit y, con ello, sin argumentos al Gobierno para justificar recortes de prestaciones y empleo a unas entidades que han cumplido ampliamente los objetivos marcados.