Los juzgados gallegos acumulan más de 170.318 casos pendientes de resolver


17 jul. 2013


El presidente del TSXG advierte del «desánimo» por el mantenimiento de la «dificultad cualitativa y cuantitativa» en la que trabajan los jueces

Los juzgados gallegos terminaron el 2012 con 170.318 asuntos pendientes, según ha explicado esta mañana el presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), Miguel Ángel Cadenas.

La memoria de la institución cifra en 471.727 los asuntos que llegaron a los tribunales de la comunidad el año pasado, de los que 467.147 fueron resueltos. Sin embargo, en algunos organismos la pendencia de ha reducido. Es el caso del propio TSXG, en el que destaca el bajón registrado en la Sala de lo Contencioso Administrativo, que resolvió 5.602 asuntos y solo recibió 2.914 nuevos.

Cadenas destacó el aumento de la actividad penal en la Audiencia de A Coruña, donde hay 1.330 asuntos pendientes frente a los 815 del 2011, o en sección quinta de la de Pontevedra, con sede en Vigo, en la que también aumenta la pendencia en materia penal.

También resaltó el elevado número de asuntos que recibieron los juzgados de lo Social de A Coruña, Vigo y Santiago. Todos registraron más de 1.000 nuevos asuntos, cuando lo recomendado por el Consejo General del Poder Judicial, oscila entre los 670 y los 800. El caso de la capital gallega fue calificado de «preocupante» por el presidente, ya que presenta la mayor pendencia en materia social de toda la comunidad.

Cadenas reconoció el apoyo de la Consellería de Xustiza a la hora de organizar la vista del «Prestige», que permitió que el juicio se celebrase de acuerdo a todos los requisitos legales.

El presidente del TSXG cerró su intervención advirtiendo del «factor de desanimo» que supone el «mantenimiento de las dificultades cuantitativas y cualitativas» en las que trabaja la Justicia. Cabe recordar que Galicia cuenta hoy con el mismo número de jueces que en el 2010, aunque la litigiosidad ha aumentado. Cadenas señaló que esas dificultades pueden ser «un motor» para tratar de reducir los asuntos pendientes, pero explicó que existe la impresión de que esos aumentos de la actividad para «estabilizar» la pendencia van a desencadenar un «requerimiento igual o superior» y eso «no es un elemento de estímulo, sino un factor de desánimo».

Publicado o 17/07/2013 en www.lavozdegalicia.es

Enlace permanente: pica aquí