CCOO exige la negociación inmediata de los Planes de Igualdad en la Administración de Justicia


1 oct. 2020


 


LA IMPORTANCIA Y LA NECESIDAD DE TENER UN PLAN DE IGUALDAD PARA EL PERSONAL DE JUSTICIA

Desde el Sector de Justicia de CCOO, estamos enviando requerimientos al Ministerio de Justicia y a las Consejerías de las CCAA con competencias transferidas para que en el plazo de un mes se informe del compromiso de abrir el proceso para la elaboración de un Plan de Igualdad y de la creación de la Comisión Negociadora. Si en dicho plazo no obtenemos la respuesta adecuada, procederemos a poner las correspondientes denuncias ante la Inspección de Trabajo


CCOO viene reclamando insistentemente la implantación de un Plan de igualdad para el personal de Justicia

En la Administración de Justicia, solamente la Comunidad Valenciana tiene implantado un plan negociado con los sindicatos, tal y como la ley obliga

Esta primera experiencia nos ha demostrado que la aparente ausencia de desigualdad en nuestra administración es sólo eso, una apariencia, pues cuando se buscan las desigualdades, estas afloran y sólo cuando afloran se pueden corregir 

La llegada de la crisis sanitaria derivada de la Covid19 reabre de nuevo el debate social sobre los cuidados. Cómo podemos compaginar nuestra vida laboral con el cuidado de las personas de nuestra familia vulnerables necesitadas de cuidados (especialmente en caso de menores de corta edad que ya no pueden contar con sus abuelas y abuelos) y que el ejercicio de los cuidados no suponga una pérdida de dinero o de derechos

El Plan de igualdad es el instrumento más útil para responder a esta grave situación y a las futuras que puedan presentarse, mejorando los derechos de conciliación y corresponsabilidad y adaptándolos a las condiciones de nuestra realidad como personal de Justicia

Por otro lado la implantación del teletrabajo, que ha venido para quedarse, junto a sus posibles ventajas, presenta algunos inconvenientes, y uno de los más graves sería confundir teletrabajo y conciliación, porque no son dos cosas compatibles excepto en una pequeña circunstancia que suponga coincidencia temporal de la entrada al colegio con tiempo de desplazamiento al centro de trabajo. El resto sería llamar conciliación a una sobrecarga de trabajo y a una doble jornada que acarreará problemas de salud a medio plazo

Estos peligros también se sortearían mejor desde un Plan de igualdad que analizase nuestras condiciones específicas de teletrabajo y nuestros derechos de conciliación y pudiese implantar medidas específicas y hacer un seguimiento de su cumplimiento

Finalmente, debemos recordar que en la Carrera Judicial se ha implantado este año para sus miembros el segundo Plan de Igualdad, mientras que al resto del personal nos han negado reiteradamente ya no el primero, sino también cualquier pequeña medida de igualdad que hemos intentado negociar, lo cual implica una discriminación evidente